Santino, el Sabio. Chiqui, el perrito hablador

Año de Edición:

Editorial:

Norma Elcira Peralta

-¡Guau! Hemos dicho que sí y estamos en camino. ¿Qué te parece? …
-¿Qué querés que diga? Nos conocemos, al parecer hemos decidido estar juntos en este tiempo, en este gran, hermoso y azul planeta tierra, aterrizamos en estos cuerpos… ¡No olvidaremos del todo el lugar de donde venimos! Eso de recordar y olvidar es juego de aprendizaje. ¡Así es aquí! Y lo mejor es que lo hemos aceptado.
-¡Ah! Ya me he conectado con tu abuela y las cosas que te contaré será a través de su lápiz lo presta para jugar a escribir. ¡Uy! ¿Qué pasa? (Dibujo de la tierra y la luna).
-¡Menos mal que estoy cerca! Ya no podemos hablar, aunque sí comunicarnos, ya lo ves nuestras formas de vida se separan por un momento.
-¡Qué lindos son los seres humanos recién nacidos y qué indefensos! Yo soy chiquito y camino, no me mando solo pero voy de acá para allá, los bebés tienen que tener el cuidado de los adultos; el amor es igual con nosotros, también necesitamos cuidados y responsabilidad para tenernos. No creceré mucho por mi raza de Bichòn Frisé, “perrito guau guau que no crecerá y por eso me elige tu mamá; lana blanca con rulos largos, ojos negros, casi siempre asombrados, y… ¡Hay tanto que aprender! Ladrido muy valentón, como todos los bajitos, coqueto y limpio, me veo muy lindo para que juguemos juntos.
-Es tanto lo que quiero contarte, al parecer un señor de nombre Adán, su historia esta en el libro La Biblia le puso nombre con su dedo a cada cosa que veía y ahora las tendrás que aprender, lo mejor que tienen las palabras es lo que está adentro, que no es como el alimento que guarda la bolsa, aunque no lo creas no se ve pero está, se llama esencia. “Lo esencial es invisible a los ojos”, dice en el libro El Principito.
El lenguaje tiene letras que se juntan y hacen formas que dice y cantan. Un amigo de abu vive casi en una biblioteca. Así le dice a su habitación llena de libros. Yo me pregunto si no harán muchas conversaciones todas las palabras que se juntan ahí, pero eso no le preocupa a Jorge porque no oye con la oreja del costado de la cabeza, oye con el (dibujo de corazón). Allí está todo y no es tan grande. Tiene muchos libros gordos que se llaman enciclopedias y otros flacos como Ulises, el pececito que también vive acá, ya te contaré; poesías bellas de todo el mundo. Escritores muy famosos. (Dibujo de una biblioteca).
Leer, según comprendo es juntar cada palabra y entender lo que tienen adentro, luego se toman de la mano y hacen frases y cuentan historias de gentes que vivieron en otros tiempos o en el actual -otras que se inventan- esas te llaman la atención por la fantasía, que es como jugar con globos de colores y liberarlos al viento, también se escribe sobre ciencia que descubre o destapa lo que todavía no se ha podido ver, luego pasa de la fantasía a ser real.
Los libros son como cajitas con alas, es diferente que las películas que son muy lindas también, pero te lo dan todo casi pensado; por la lectura de un libro vos solito te imaginàs el vestido que querès ponerle a Sandokàn o cómo es Mi Planta de Naranja Lima o Macondo un pueblo del que habla un escritor García Márquez.
-¡Cómo me gusta Ulises! La abuela lo nombró de esa manera por un señor que existe en un libro La Odisea, cruzaba los mares y el agua salada le pegaba sobre la cara mientras las sirenas lo llamaban .Este pececito nada que no significa lo contrario de todo, sino que se mueve por dentro del agua que es su lugar de vida, en una pecera y lo ves a través de un vidrio, que es algo duro, transparente, contiene el agua para que no se derrame y contiene también a Ulises. En la historia este señor podía ir a donde quisiera pero este pez no, da vueltas y vueltas; la pecera es cuadrada para que no se maree y… ¿Se pueda caer? (Dibujo de un pez en la pecera) Bueno, Ulises pececito se mueve porque tiene aletas ¿Te hace acordar a alas? A mí sí; y lo más maravilloso es que no respira como nosotros, saca el oxígeno del agua.
-Qué bueno amigo y puedo escucharte muy bien, aunque tengo mucho sueño. ¡Me contás muchas cosas y muy rápido! Los bebés dormimos mucho al principio. Estoy flaquito pero fuerte y me dan mucho amor y mi mamá leche tibia. La abu escribe todo lo que decís en su cuaderno. (Dibujo de una mamá amamantando a su bebe).
-No te creas que se más que vos, ni que nadie, Jaime es el perro primero que tiene tu papá Matías, ahora vivimos juntos, hace más que está en la tierra, y por eso sabe, siempre otros saben cosas que otros no saben, ustedes los chiquis son como esponjas, seres que viven en el mar y poseen muchos agujeritos (Dibujo de esponjas) ¡Guau! para llenarlos de sabiduría ¿Viste qué bueno es estar acá? Vos venís para dar algo y otros para darte a vos, es como danzar, dar vueltas y vueltas, puede ser con música, entra por las orejas y te gusta, diferentes sonidos y ondas que hacen dibujos para el alma ( Dibujo de niños que bailan).
-Por ser el primer día ya te dije muchas cosas. Por acá todo es maravilloso y calentito como el amor. Ya me cansé, se me escapa la pelota, mañana te cuento más: hago como Sherezade. El mundo que crea cada uno con su imaginación es el viaje más extraordinario, ¡Epa! Me llaman Santino pero la abuela me llama Chiqui, dice que es más práctico. Yo quiero ser “S.S.”, ¿No te das cuenta? Santino el Sabio…pero soy Chiqui, el perrito hablador. Ja…ja…es decir… ¡Guau, guau! ¡Hasta pronto!
-¿Hola…mamá? ¡Huy! Me llaman Ian Franchesco. ¡Qué bueno Chiqui! Me contarás todo lo importante y lo mejor es nuestra amistad.
-¡Guau, guau! Voy a hablar con Jaime. ¡Hola soy Chiqui!, te respeto. Sos el perro primero en la casa de los abus. Eso lo reconozco. ¿Seremos amigos? Parece que no habla mucho. ¿Y si me acerco?
-¡Hola pequeño! Me mira y me parece que sonríe (Dibujo de los perros mirándose).
Mejor muevo la cola e investigo. ¡Eso! ¡Guau! Estoy en medio de todo, siempre hay cosas más pequeñas y más grandes que uno. Al parecer aquí todo es relativo. (Dibujo de una mariposa).
-Encuentro una mariposa, tiene alas de colores y vuela, se me acerca al hocico y cuando salto, se aleja, la persigo por el jardín, parece bailar, anda sobre el aire, sin caminos construidos, me gusta esa idea de construirte vos los caminos, claro que mi mundo es este patio; pero no me molesta porque me cuidan y hay tanto para descubrir. Cuando me quedé quieto, ¿Sabés qué pasó Ian Francesco? La mariposa vino hacia mí y se posó en mi hociquito, fue un momento muy lindo, todavía tengo que seguir pensando sobre esto. Me cansé de correr mientras Jaime sentado, mirándome, me pregunta. ¿Ya conseguiste tu mariposa? ¡Claro, pequeño, es igual con los sueños, correr y correr detrás de ellos, son de colores! Lo dijo con gran firmeza, él no habla mucho. No es como los grandes, se les va tiempo diciéndote lo que tenés que hacer, corren, y corren, van por la comida al súper, aunque no fue siempre así, los grandes se cansan, ¡Sus células se acuerdan de tantas cosas!
-Hoy estás más despierto porque ya cumpliste cuatro meses y te cuento que los abus abrieron muchas cajas y aparecieron pelotas rojas y doradas y un árbol que por las noches se cubre de colores y luces. Es el tiempo de Navidad, el recuerdo del nacimiento de Jesús; es una aventura lindísima ¡También ustedes son como cajas…llenos de luces de colores! Ya me cansé por hoy. ¡Jaime, la pelota es mía! Me gusta mucho jugar, correr y correr Guau, guau!
-Bueno pequeño pero aprende que no todo es jugar. Es bueno colaborar en las tareas de la casa.
-Tengo una prenda del abuelo Armando y ahora es un trozo de ella, la abu guarda todo, dice que “por si acaso” y parece que ese “acaso” ha sido dármela para que la tire, ensucie y rasgue, pero hay que trabajar, es una hermosa palabra que te llena de honores ; yo me encargo de los gatos de al lado, los tengo a raya que no vengan a este patio, porque uno de ellos llegó hasta la jaula de Piquito, el canario que era de la abu viejita, desde que ella se mudó a otro momento de la vida, él estaba junto a nosotros pero fue a parar al estómago del gato de varios colores y la abu lo corrió con una cara rara que no me gustó, hasta que Fernando, el pintor de la casa, le dijo algo que me encantó porque me hizo acordar a Siddartha y la iluminación. : “Si el gato desaparece también lo hará el pajarito porque ya es parte de él” y ese es el orden que hay en este planeta.
-Ahora voy a pararme y mirar la correa que significa que quiero ir a pasear. Ellos entienden mi forma de comunicación ¡Volví! Estoy agotado pero vamos a jugar a las formas de estar en el espacio arriba, abajo, al costado, como trozos de la realidad que es lo que vemos con los ojos que están en la cara, porque podes ver con el corazón. Cuando levantàs los brazos para que te alcen es arriba, cuando te doblàs por el medio de la cintura con la columna y te ves los pies es abajo y está el medio, así es el juego de vivir juntos en muchas casas por todos lados, que es el barrio, ciudad, país y otros lados con diferentes nombres que quedan lejos y podès ir no sólo con los pies, también subirte al autobús, bicicleta, tren, avión o nave espacial( Dibujos) Este planeta tierra es como la pelota y para más datos está flotando junto con otra pelota que se llama luna y la podès mirar por las noches que sale a pasear o la podemos encontrar en su casa que es el lugar donde vive siempre aunque no la veamos. Es otra cosa para pensar que es quedarse quieto con una mano sobre la cabeza porque adentro dan vueltas las cosas, como el universo que podès decirle a tu papi te muestre en su computadora. Es maravilloso porque este planeta que tiene mucha agua por afuera se llama tierra. ¿No debería llamarse agua? Bueno, los planetas dan vueltas y vueltas sin chocarse, ese es el orden del sistema solar, recordàs y aprendès mucho viviendo.
-Sacar y poner es otra ley del universo, como pasa en los cajeros, una caja grande de donde se saca plata y papeles que la gente necesita para llenar carpetas. Pero te aviso que si no pones no podés sacar.
-Todo se mueve o está quieto, si eso último pasa por mucho rato dicen que estás muerto y a esa palabra muchos le tienen miedo, vos no tengas miedo a nada, menos a las palabras. Es mejor escuchar que parlotear sin ton, si son como los amigos loros, ruido y ruido. ¡Hasta luego!
-¡Aquí estoy de nuevo junto a tu sillita! Si no sabès algo están los libros y los diccionarios que son grandes luces de descubrimiento, allí está el conocimiento, el abu Armando dice que te podès quedar solito con libros en una isla, que es como un trozo de torta en un plato de leche tibia, en medio del océano que es mucho agua junta que se mueve ¡Qué hermosura! Como volar: ¡Romper la gravedad! Quitarte algo pesado del cuerpo, pero no tanto, sólo para que no te salgas de este mundo como un barrilete sin hilo. ¿Viste que al final todo es lo mismo? Con pocas cosas te podès arreglar, yo tengo una pelota, un trapito, una botella de las de plástico para hacer ruido y correr con ella en la boca y a veces un hueso de mentirita. ¡Ahí estamos otra vez! Con mentira y verdad, así es acá, dualidad. Veo que es mucho escuchar para vos y por hoy también me cansé, tengo las patitas sucias y húmedas, la abu me las lava y seca para que pueda estar adentro.
-Estoy lindo con mi pelo largo, ahora me van a llevar para cortarlo porque tengo” golpe de calor”; después te sigo con otra aventura en la veterinaria .Te digo que más que una aventura, esta experiencia fue una desventura, porque creo he perdido mi identidad junto con todo el pelo. Ahora tengo cuerpo flaco y largo, algunos pelos en la cabeza y orejas y sólo la cola rulienta, no sé qué moda será pero no me reconozco, me he pasado gran parte del día con la cabeza gacha entre las patas ¡Totalmente peladas! Lo bueno es que cambiado y ciertamente feo para mi gusto, igual todos me quieren; no te imaginàs la cara de abu cuando me vio atado y desvalido a la espera, para más datos me pesaron e indicaron análisis que seguramente será algo que no me agradará, vos no te acordàs pero de eso tendrías que saber mucho porque estuviste en Neo, que no es el personaje de la película de Matrix, que la podrás ver, como una antigüedad cuando seas grande, sino que es un lugar donde colocan a los bebés que salen antes de tiempo de la panza de su mamà . Yo no podía entrar. ¡Perros y niños, no! siendo que somos los mejores amigos y el lugar está lleno de niños; los adultos humanos dicen y hacen cosas raras ¡Ya lo comprobarás!
-Todo salió muy bien y hay muchas fotos para que puedas verte. Yo pocas. Ahí vamos otra vez con mucho y poco ¡Ah! ¡Estoy agotado! Para pensar mientras descanso tendido al sol. Los adultos también crecen, se transforman, se le cae por pedazos el corazón y lo que está adentro, como una caja que tiene que vaciarse para que quede espacio para lo nuevo.
-Juego con Jaime que me abraza, casi me aplasta con su manaza. El patio es grande, pero el mundo lo es más y los caminos de los humanos a veces no son iguales. Abu me dice cosas como “lanita de vida”” rulo viviente” “amorcito” y me gusta también cuando Armando me pone límites, que es decirte lo que tenés que hacer para convivir mejor, lo menos lindo es que se pone serio, pero siento que me quiere mucho.
-Cumplí un año, nos ponen menos vacunas pero nos exigen más. Vos también estás creciendo, las zapatillas te quedan chicas y querès caminar sobre dos piernas; yo salí con cuatro y las arreglo muy bien, una primero, otra después con elegancia y así voy dónde quiero que es un decir porque cuanto más crecès, más cercado estás si no haces caso a tu alma…no la busques como a los huesos porque está en todos lados en el medio de las células que son como casitas ocupadas con luces y te dan vida, abu dice que es “la sopa de Dios” , qué suerte que a EL le gusta la sopa, a vos también; ahora comes otras cosas que te hacen fuerte: fideos, ravioles y recibís mucho amor que te hace hermoso .
-Jaime sigue sin darme opinión, pero siento que me protege como a vos, nadie se acercará para hacernos daño porque él soltará su vozarrón y aunque es más bueno que el pan, asusta; a mi no porque le muerdo la oreja y le ladro con las patitas levantadas, las manos si hablamos con propiedad y el mueve la media cola porque desde que estuvo enfermo, la cola parece un signo de pregunta, mueve la mitad.
-Me parece que el principio y el final se tocan como un círculo, mejor una espiral, porque al término del camino hay una disparada para otro lado, eso es seguro y todo comienza otra vez, eso si aprendiste, estás en otra sala de espera, hasta llegar a un lugar hermoso (Dibujo de una espiral como la galaxia) ¿Te acordàs? ¡No! Yo tampoco. Pero de alguna parte lo saqué ¿Será mi perro ángel? Vos tenès un ángel, siempre espera a tu lado que le hables y te aseguro que te cuida, por eso se llama El Ángel de la Guarda. Si le hablàs te puede decir su nombre (Dibujo de un ángel)
-Tengo que decirte que no conocerás a Ulises, nuestro pececito; una mañana se quedó quietito; ya te conté sobre el viaje a otras dimensiones; nos gustaba verlo nadar y jugar y hasta reconocía cuando le hablábamos; para colmo ¡No tenemos fotos de él para verlo! No tengas miedo, produce un color muy feo e innecesario, que es como decir ¿Para qué sirve? Pero la gente elige vivir asustándose porque, creo, algunos no tuvieron amor en su cunita y se la pasan mal, se sacan la vida antes de tiempo o sus pertenencias a otros.
-Los niños dormimos más, de a poquito menos, ¿Viste? Otra vez con más y menos, no te equivoques no es sólo matemáticas. ¡Mirá que creces! Ya caminas casi solito y también te gusta estar en ”cuatro patas”, como yo, le dicen gatear que es un paso antes de caminar ¡Guau! Entró Gringo, el perro de enfrente y tengo que asustarlo, me coloco firme, con el cuerpo tenso, las patas de atrás estiradas y rasco la tierra y eso sí, lo miro con fiereza. ¿Jaime? Tranquilo y sentado con la cabeza en alto, parece la famosa Esfinge de Egipto (Dibujo de la Esfinge) ¿No será? Jugamos mucho, él me pasa la mano por la cabeza y yo le muerdo las orejas. Los dos nos acercamos a vos, nunca te hacemos nada y nunca lo haremos. Queremos jugar pero no te mordemos. Y ahora que lo sabès, te recuerdo: ¡No soy de peluche y los tirones me duelen!
-Crece y crece pero recuerda y recuerda que vivir es caminar el amor. Me hago hoy muchas preguntas, porque eso es crecer, ¿Por qué será que hay gente que tiene grandes casas con grandes lugares pero chiquitos de amor? ¡Claro que por mandato no se logra nada! Y crecer es muy complicado por eso tengo que ayudar, ya cumpliste un año y medio, caminàs como un pingüinito, derechito, ligero, te querés comer las distancias, los abus te trajeron uno de felpa de Punta Tombo, el lugar en la Patagonia, pedazo de territorio de la Argentina, país en el que decidimos vivir, lugar donde llegan estos animalitos a hacer sus nidos y tener a sus bebés. (Dibujo de un pingüinito)
-¡El ángel que te acompaña se da cada golpe para atajarte! Los grandes también se dan cada tropezón, pero es para recordar y aprender. Me río mucho cuando colocàs tu dedito índice sobre tu oído y decís algo como “escha…escha…” ¿Escucha, escucha? ¿Qué oís hermanito? El viento juega con cada agujerito que encuentra a su paso, las hojas se rozan entre ellas, los pájaros tienen cada uno su sonido y el que hacen cuando se dan un baño robado a la pileta.
-Creo que mis días están en paz. Este es mi hogar. Cumplimos dos años, yo como el mismo alimento que Jaime; jugamos a ser muy bravos y basta con que me coloque una manaza para que pare de morderle finito el cuello. Nuestra vida de cachorros se va desdibujando y esta historia se cierra para abrir otra. Quiero contarte una última historia, creo que vale la pena contarla; le pasó a una señora con muchos años caminados por este planeta. Iba con cuidado y feliz sólo por vivir un día más y otra señora con apenas treinta años, la empujó, la lastimó y le arrebató nada de valor material, si su andar en libertad y la colocó en una cama, pero sabès lo que tiene de maravilloso, esa señora mayor ya entendió, dijo: “Tenemos que rezar por la agresora, qué poco amor habrá recibido desde su cunita y en todos sus días para tener esta actitud”. Te das cuenta hermano-amigo: lo maravilloso de la vida es la capacidad de amar y el poder darse cuenta de ello. Podès decir “te amo” y vas a ver cuántas puertas se abren sin necesidad de llaves, y practicar “buen día, o te amo” y todos responderán igual y ese amor será como una cinta que vaya amarrando a todos, recuerda amigo en este viaje, nuestra misión es amar. Para eso vinimos, basta de tantas preguntas, estamos para amar y amar, nunca te canses, como yo que nunca me canso de ladrar y ladrar feliz hasta que un día cualquiera y sin razón alguna que se pueda saber en esta tierra, nos vayamos para quedarnos en las fotos, los videos y a seguir, cada vez más cerca de la Fuente o Dios, como quieras llamarlo,
¡Chau y Chau! Ah! Me guardo un secreto, tal vez algún día decida contártelo.


Santino, “Chiqui”, el perrito hablador y uno de tus más fieles amigos (Dibujo de un perrito como Chiqui).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.